// estás en... personal

personal

otra vez

Sé que dentro de diez minutos me voy a arrepentir de haber publicado esto, pero quiero hacer testigo al mundo de mi estulticia. De hecho, hoy  me quito la careta para mostrar que soy lo peor. Tengo que ponerle freno a esta concatenación de dramas o el blog camina irredento hacia el folletín barato.

Voy a describir mi rutina diaria hasta que llego al trabajo:

1- Me levanto con los ojos sellados. Esta madrugada me he despertado con insomnio a las 4.00 h. y he conseguido dormirme 15 minutos antes de que sonara el despertador.

2- Consigo arrancarme, sin llorar, un puñal clavado en la espalda que en sueños se ha dejado olvidado mi amigo el empático, ese que su nombre a veces empieza por J y otras veces por E.

3- No me ducho, lo haré esta noche o no llego a trabajar.

4- No sé qué coño ponerme, estoy tan gorda que  todo me queda como el culo.

5- Desayuno sin café, me da náuseas. No soporto la leche tibia, también me da náuseas. Jota tomaba la leche fría, con Cola Cao y cereales de chocolate.

6- Busco las llaves por toda la casa ¿dónde las habré puesto? Joder, he dormido otra vez con la puerta sin cerrar. Por fin veo el llavero junto al ordenador. El llavero me lo regaló Jota. Tengo que cambiar de llavero. No, no quiero cambiar de llavero.

7- Me lavo los dientes jurándome a mi misma que hoy llamo al dentista: si siguen sangrándome tanto las encías voy a tener que ponerme una compresa en la boca.

8- No cambio de bolso, Llevo 5 días con el mismo pero no me apetece pasar todo el contenido de un bolso a otro. No me pega nada, parece que estoy loca pero me da igual. Cuando Arturo el boss, me vea con el mismo bolso de nuevo, me echa del curro por chabacana.

9- No me pongo perfume porque me recuerda a Jota. Tampoco tiro el perfume porque el bote está casi sin empezar. Quizás debería deshacerme, de alguna manera, del perfume que me regaló Jota.

10- Llamo al ascensor. Se abre y un vecino amable intenta darme conversación. Es la primera vez que nos encontramos y no sabe todavía que soy un ser asocial y estúpido. Yo lucho por disimularlo todas las mañanas. Pulso el -2 y rezo a Zeus para que no me quede encerrada con el vecino. Tengo claustrofobia y lo último que me apetece es mantener conversaciones absurdas.

11- Arranco el coche y pongo la radio. Todas las mañanas durante el trayecto al trabajo escucho “Levántate y Cárdenas”. Me pone Cárdenas. Creo que más que Jota. Mentira. Bueno, no sé. Lo importante es que me hace reir y me evado por unos minutos de mi melodrama particular.

Pero en cuanto llego a mi destino, encuentro aparcamiento y apago la radio, vuelve el más de lo mismo y siento ganas de acabar con mi existencia: dudo entre comer durante una semana en el Mc Donals, decirle a Falete que soy una hamburguesa o tomar Red Bull mezclado con Coca Cola. Es entonces cuando el fantasma de Jota logra meterse otra vez en mi cabeza y me aprieta los ojos desde dentro.

Y siempre igual: cierro el coche con un portazo salvaje, mecagüentóloquesemenea cuando no me funciona a la primera el puto mando del cierre centralizado. Rebusco en mi bolso el paquete de Kleenex antes de llegar al portal porque el conserje creo que ya no se traga que acabo de bostezar.

Y cuando llamo al ascensor me veo a mi misma otra vez, mirando en el recibidor la misma planta de plástico otra vez, pulsando con hastío el mismo botón otra vez, sintiéndome más pequeña, más ridícula, más sola. Otra vez. Mientras la misma maldita canción de Coti suena sin permiso en mi cabeza: “Otra vez”, sólo para que olvide a Engendreitor y mi neurosis resucite a Jota.

Y odio decir esto pero estoy empezando a pensar que mi vida se quedó toda en sus labios. Cabrón. No sé qué camino me ha traído hasta aquí pero creo que, en un punto, me desvié.

Y ahora estoy perdida. Otra vez.

Comentarios

28 Respuestas a “otra vez”

  1. Es un tema tuyo, J y E son dos personas distintas. Lo mismo que tú no eres la que eras hace cuatro meses, las circunstancias son muy distintas y esto nos incluye en una nueva dimensión. A esta nueva dimensión has pasado tú porque has querido, enterada de tu embarazo ni se te ha pasado por la cabeza abortar. Jota se quedó en J, J no quiere ser ni siquiera E, no te digo P, te digo E. Ha habido mil formas de llegar a ti que no ha utilizado, luego todo parece decir que realmente quiere seguir siendo J.
    Tu eras Carmen y has pasado a ser Carmen Futura madre, CFM, has pasado a ser CFM porque lo has elegido libremente. Creo que si J quisiera pasar a ser JFP libremente, ya hubiera hecho lo posible por hacértelo saber.

    Tal vez añores a C y a J, pero tú ya eres CFM y creo que él sigue siendo J, con poca voluntad y con pocas aptitudes para ser JFP.

    ¿De verdad lo quieres como JFP? Su papel es decisivo en este sentido, ¿te valdría J sin ser JFP? A mí no me valdría una pareja que no asuma ser el PADRE de nuestro futuro hijo. Piensa tú sobre ello.

    Cierto es que las hormonas nos transforman y nos hacen jugar malas pasadas. Cuando te veas así, deja pasar el tiempo y busca alguna forma de placer que te haga sentir bien, me refiero a una peli tumbada en el sofá con las piernas en alto, a lo que tú quieras, pero que te siente bien, un placer a corto y medio plazo, nada de hipotecar el futuro.

    Has tendio puntos de vista para todos los gustos, ahora estás tú que sabes que no estás sola, pero que tienes la grandiosa libertad y responsabilidad de hacer. Yo sé que puedo confiar en ti y que sabrás hacer.

    El refugio lo tienes aquí, no lo busques desesperadamente en nadie, y menos en quien más daño puede hacerte.

    ¿Dónde está esa fortaleza, Carmen?

    Te confieso que durante los primeros meses de mi embarazo me sentí bastante tristona, con el ánimo por los suelos, desconocida, temerosa, en permanente llantina y todo marchaba estupendamente. Ya sabes que todos esos síntomas no tienen nada que ver con la realidad, más bien por ese cóctel molotov químico que tenemos por costumbre llevar dentro de nuestro LINDO (no lo olvides, LINDO) cuerpo todas las mujeres, especialmente en prerreglas y embarazos.

    Un beso muy fuerte, confía en ti misma al menos tanto como confiamos nosotras. De verdad, merece la pena, ya verás como todo esto merece la pena.

    enviado por Isabel | 5 enero, 2011, 0:41
    • Isabel, qué pasada! Menuda currada te has pegado!

      Muchísimas gracias, de verdad por molestarte en explicarme tu teoría, desgranando todo, machacadito para que me quede claro de una puñetera vez. Tienes toda la razón y es lo que irracionalmente yo siento por lo vivido en mi día a día con Jota-Engendreitor. Ahora tú lo has convertido en una argumentación racional, y no sabes cómo te lo agradezco porque mis miedos dejan de ser una intuición para convertirse en lógica pura. Estoy al 100% contigo pero también coincido con lo que dicen las chicas: tengo que hablar con él calmadamente, como personas adultas. Aunque insisto, repito lo que vengo diciendo desde hace tiempo, lo que me dice el corazón: Jota no va a reaccionar como yo quiero, no quiere ser padre. Jota ya se ha convertido Engendreitor y yo no puedo obligarle a ser padre, no sería justo para él ni para mi.

      Gracias por recordarme que no estoy sola. Gracias por esta reflexión.

      Un besazo muy gordo

      enviado por la [mamá] | 5 enero, 2011, 1:12
      • No sería lo mejor para tu hijo tampoco. Creo que duele menos la ausencia de un padre que tener un padre que no desea serlo. Máxime cuando en un futuro tu hijo sí puede contar con un padre en condiciones, aunque sea adoptivo. esto, si tú lo desearas así, si no, pues no pasa nada, contigo tiene más que de sobra, no haces por dos, haces por mil.

        enviado por Isabel | 7 enero, 2011, 12:53
        • Gracias Isabel. Creo que cuando nazca mi hijo, todavía tengo que demostrar muchas cosas y entre ellas que, efectivamente soy una buena madre. Pero te lo agradezco, me consuela saber que pensamos lo mismo. La paternidad nunca debería ser algo impuesto.

          Un beso

          enviado por la [mamá] | 8 enero, 2011, 1:38
  2. ay mi niña!! yo sabes que le habria dado otra oportunidad pero la verdad es que esa reaccion que tuvo dice muy pero que muy poco de el (me refiero a lo del TS) y mi chico confirma que mejor sola que asi de “acompañada” Creo que tu sabes perfectamente lo que tienes que hacer y ademas eres super valiente, yo te admiro en serio! si supieras lo que aguanté yo embarazada… uf, a mi las hormonas me volvieron imbécil directamente! no era capaz de reaccionar ante nada, eso si al parir ZAS volvió mi auténtica yo y mucho mejor…
    Vete a H&M y comprate algo de embarazada que esta baratisimo (te recomiendo las camisetas de tirantes de lactancia, yo las usé en embarazo y lactancia y son una maravilla, estan ahora a 7 lauros!
    Y poco más te puedo decir, que mucho ánimo y verás como te queda nada de nauseas (yo tb empecé a prescindir de ellas a las 16 semanas mas o menos y si se van del todo, no te preocupes…)
    Un beso grande!

    enviado por Akai | 4 enero, 2011, 21:18
    • Un besito Akai! Gracias por consultarlo con tu chico, ha sido todo un detallazo! Agradezco hoy más que nunca cualquier opinión masculina y coincido con él, pese a mi ñoñería y mi patético momento de bajón (que todavía persiste).

      Lo dicho, un besito y un abrazo gordo!

      enviado por la [mamá] | 5 enero, 2011, 1:16
  3. Yo voy a ser la nota discordante. Si quieres ignoras el comentario sin más, tal vez mi mente esté podridilla por exceso de romanticismo.
    A ver ¿Quien echó a J de tu vida? ¿habéis hablado con calma, repito con calma de todo?
    Cuando le diste la noticia: la cagó, pero ¿has pensado todo lo que pasó por tu cabeza en el momento que te enteraste de tu embarazo?, A él no le dió tiempo a digerirlo y todo lo que pensaba te lo soltó. y creo que más de lo mismo con el screening. Y las llamadas de después, que fueron muchas quieren decir algo. Si, vale, no ha aparecido con doscientas rosas llamando a tu puerta pidiendo perdón , pero suelen decepcionarnos en este sentido, y supongo que además prefirió no arriesgarse a cambio de unos bufidos. ¿por qué no habláis?¿Él merecía la pena antes del embarazo? pues tal vez siga mereciendo la pena, pero todo el mundo la caga. Creo que por tí, por él y por vuestro niño/a deberíais hablar todo con muuuuuuuuuuuuuuuuuucha calma y amplitud de miras. Y nada más, ya sabes, si quieres obvias el mensaje pero creo que te mereces darte a ti misma una oportunidad.

    enviado por yopi | 4 enero, 2011, 15:42
    • Yopi te ha dicho justo lo que iba a escribir. Ya te lo dije anteriormente, necesitais hablar tranquilamente cara a cara, sin distancias. En ese momento exprésale sin titubeos tus sentimientos, inquietudes, todo lo que te reconcome por dentro,pon las cartas bocarriba, es el MOMENTO de la VERDAD.

      Ahí es realmente cuando podrás tomar una decisión definitiva acerca de vuestra relación o no-relación, será bueno para los dos, sobretodo para tí para ir despejando el camino o que se sume a tu vida y a la de tu hijo.

      Planteále que se planifique con tiempo y te acompañe a la eco de las 20 semanas, cuando ven a su hijo en vivo y en directo cambia mucho la cosa…

      Ya tuviste tu M.A. ahora es el M.V.

      Un beso Carmen y sin miedo a expresarle a J. tus sentimientos, te liberarás.

      enviado por sildavia | 4 enero, 2011, 16:13
      • Sildavia, esto para mi orgullito es letal pero sé que también tienes razón. Me da miedo el M.V.: por mi, porque voy a tener que tragarme mi orgullo y por él, no creo que reaccione bien, no creo que pueda esperar demasiado como le he dicho antes a Yopi. Tengo que reconocer que me da miedo eso de expresar mis sentimientos. Pavor.

        Un besazo y gracias por tu punto de vista. Me lo guardo y lo utilizaré de punto de apoyo y de reflexión.

        enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 19:56
        • El orgullo es un sentimiento, que en sí mismo, es completamente absurdo y que sólo hace crecer a nuestro amor propio, a nuestro engreído ego, a nuestro egoísta YO.

          Cómo muy bien dices es algo letal, nos enferma paralizándonos, sin dejarnos avanzar y además creemos que es algo real. Nos impide ver que en realidad somos muy pequeños, que formamos parte de un Todo y no somos el epicentro del Universo.
          Pero eso tú ya lo has aprendido desde el mismo momento en el que una Vida se abría paso en tu ser, a partir de ahora estás Sumando, trazando un nuevo camino junto a tu hijo, formáis de momento un Nosotros tan férreo que te ha de hacer vencer cualquier obstáculo, que te empuja hacia delante indefectiblemente.

          El mero hecho de que reconozcas tu fragilidad, tu tristeza, tu soledad en momentos de bajón ya está consiguiendo que rompas con tu orgullo, no te avergüences de ello ya estás expresando tus sentimientos y eso es algo simplemente maravilloso. Por que en realidad somos eso, sentimientos, emociones, seres VIVOS y si castramos nuestra propia esencia ¿qué nos queda? NADA.

          Todos nuestros éxitos profesionales, materiales alimentan nuestro ego, nuestro orgullo ( esto va por J.)y en esta vida no estamos para jugar a “presumir” y perdernos en cosas superfluas, la vida es tan corta… que hay que exprimirla al máximo y SENTIR en mayúsculas.

          La humildad es una lección para el ego… Porque el ego se ha engañado a sí mismo creyendo que es real y tiene amor propio.

          No hay nada tan humilde y sencillo como un TE QUIERO, como un PERDÓN, o TE ECHO DE MENOS esto es la verdadera esencia y nuestra razón de ser: LOS SENTIMIENTOS, lo demás son excusas que nos agarrotan y nos paralizan.
          El Mundo es de los valientes y el que no se arriesga… no vence.

          Muchos besos y perdón por el rollo.

          enviado por sildavia | 5 enero, 2011, 19:44
          • OK a todo pero… ¡es tan dificil tragarse el orgullito! Prefieriría castrar mi esencia antes que reconocerle a Jota que lo echo de menos… tengo que moderar mi ego, qué le vamos a hacer!

            Y de rollo nada, me encantan tus argumentaciones

            enviado por la [mamá] | 6 enero, 2011, 0:02
    • Tienes tu parte de razón, Yopi. No he hablado con él del asunto, no le he dejado porque creo que sus reacciones le delatan. Puffff! se mire desde donde se mire es imposible dar con una solución a este tema. Me temo que la cosa va a ir para rato. Te puedo decir que él SÍ merecía la pena antes del embarazo pero ahora no está preparado para ser padre, su mundo, sus planes, se han derrumbado. Esto no estaba contemplado, un niño es un estorbo para su ritmo de vida personal y profesional, es inmaduro e irresponsable… Pero sí, tienes razón, deberíamos hablar con calma. No sé cuándo pero deberíamos.También sé que no debo esperar demasiado de él. Es un niño.

      Te agradezco tu opinión. Es otra perspectiva y muy enriquecedora.

      Gracias 1000 y un besazo muy muy gordo

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 19:43
    • Estoy de acuerdo con las chicas, creo que es algo demasiado importante como para basar tu análisis en tu propia interpretación de sus reacciones previas (por muy capullo que me haya parecido el muchacho cuando te he ido leyendo).
      Ármate de valor y llámale (o mándale un sms) emplazándole a hablar sin tapujos y en profundidad del asunto.
      Después será más fácil incluirlo o excluirlo definitivamente de vuestra vida.
      Sería genial que te acompañase a la eco de las 20 semanas, yo no me imaginé que el padre de mi criatura se iba a implicar tanto desde que lo vio en la primera eco (yo era la que más motivada estaba en tener un hijo, él no lo tenía muy claro, decía que ya éramos mayores para eso… y ahora está muy ilusionado).
      En fin mucho ánimo guapa!

      enviado por amparo | 4 enero, 2011, 21:06
      • Efectivamente: es necesario hablar con él para tomar una decisión, pero… me va a costar mucho llamarlo. Como tu bien dices, es un pequeño gran capullo y lo sé, y sé también cómo va a seguir reaccionando: muy buenas palabras para quedar bien pero nunca va a decirme realmente que no me quiere lo suficiente o que se siente obligado a continuar la relación… es un queda bien y no tiene fuerza moral para hacerlo, se siente responsable…

        En fin, voy a madurar el tema, no queiro estar desesperada. Debo reflexionar y tranquilizarme.

        Muchísimas gracias por tu ayuda, un besazo gordo

        enviado por la [mamá] | 5 enero, 2011, 1:21
  4. Hay nena, tu tranquila, que poco a poco la heridita se cierra. Y te aseguro que a recaidas con tios estúpidos, gilipollas y mamones no me gana nadie. He sido estupidodependiente toda la vida, y sigo siéndolo, pero al menos ahora soy consciente de ello, no estoy curada, pero me resbala más que antes.
    Así que no te agobies, no eres ni serás la única mujer así. Parece que nos gustan demasiado los cromosomas incompletos, y si además son unos cabrones pues ….

    Ale cariño, un besazo y ni se te ocurra tirár el perfume, sal de rebajas y comprate ropita que sienta muy bien la fiebre consumista.

    enviado por Stellacometa | 4 enero, 2011, 15:39
    • Espero que se cierre, aunque soy consciente de que tardará. me ha encantado lo “estupidodependiente”. Yo tambien lo soy.

      Un beso y un abrazo guapa. descansa y coge fuerza para reyes!

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 19:36
  5. Ya estoy de vuelta… Sin muchas ideas para escribirte, pero ahí va mi respuesta.
    Entiendo muy bien cómo te sientes. Antes de ser “novios formales”, mi marido y yo rompimos nuestra relación durante casi un año (mejor dicho, él me dejó…), y lo pasé taaaaaaan mal que aún me duele el estómago cuando lo recuerdo (literalmente, mientras escribo esto se remueven en mí sentimientos muy dolororos). TODO me lo recordaba, TODO me hacía pensar en él. Hasta mi casa, donde sólo había estado unas cuantas veces, estaba llena de rincones que me lo recordaban. Parecía una zombie, un alma en pena. Me sentía tan estúpida… No sé cómo, aprendí a vivir con esa sensación de angustia y de vacío en mi interior. Dejé de luchar contra mis sentimientos, los acepté y aprendí a vivir con ellos, sin regodearme, pero asumiendo que estaban ahí. Y poco a poco fui levantando cabeza, pensando en otras cosas, en nuevas ideas y proyectos. Me autoimpuse aceptar la primera cita con otro hombre, tuve mis rolletes, hasta intenté enamorarme de un hombre encantador que bebía los vientos por mí. No lo conseguí, y cuando me dí cuenta de estaba utilizando todas esas aventurillas para no sentirme sola, lo mandé todo al carajo, y aprendí a disfrutar de mi situación, de mi soledad… impuesta, pero no por ello desgraciada. Y fue poco después cuando él reapareció en mi vida, pero esa es otra historia.

    Vivir una situación tan dolorosa en pleno embarazo estoy segura de que es demasiado duro para soportarlo sin derrumbarse en ningún momento… Mi embarazo estuvo rodeado de protección y de mimos por parte de todo el mundo y aún así me monté mis “melodramas hormonales”, así que en tu situación, no sé cómo reaccionaría.

    Así que, por favor, no te sientas patética, no niegues lo que sientes: súfrelo, experiméntalo y aprende a vivir con ello. Sólo podrás madurar ese sentimiento si lo aceptas, no tengas miedo a llorarlo… y luego deja de pensar en cómo sería tu vida si él estuviese ahí. No lo está, pero hay cosas buenas e importantes en tu vida. Piensa en ellas, en tu bebé, en tu embarazo, y aprende a disfrutar de esas cosas, aún en la ausencia de Jota.

    Para cerrar esta etapa tienes que pasar la etapa de duelo, no te la niegues. Y piensa que quizá para conseguirlo no sería mala idea hablar con él, cerrar vuestra relación en firme si es que hay qe cerrarla, pero de manera clara y adulta. Porque si no siempre vas a estar preguntándote “Qué hubiera pasado si hubiera contestado a sus llamas?” Y eso duele demasiado, no es bueno para tí.

    Mucho ánimo. No sabes lo que pienso en tí y en tu bebé a lo largo del día!!!

    enviado por Tiempos | 4 enero, 2011, 14:49
    • Pufff

      Me queda mucho camino hasta “madurar ese sentimiento” y es que pesa tanto!

      Además de tí, algo me dice que deberíamos hablar como personas adultas pero no quiero. Para mi ya me ha demostrado todo, con su actitud, con esos detalles que son tonterías pero duelen y mucho.

      Sé que debo pensar en ello. Y sobre todo no dejarme llevar por el drama y por mis hormonas.

      Muchas gracias Tiempos, me ayuda mucho conocer de primera mano una ruptura traumática que poco a poco fuiste superando. Ahora sé que tengo que aprender a vivir con ello. Va a ser jodidillo. Más de lo que había pensado.

      No tengo palabras, nunca te agradeceré lo suficiente que me hagas sentir tan arropada. Gracias por pensar en mi.

      Un besazo muy, muy, muy gordo.

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 19:31
  6. Carmen es completamente normal que le añores, compartíais un montón de cosas que formaban parte de tu vida, pequeñas rutinas que nos proporcionan estabilidad y que tu psique busca en unos momentos en los que tu vida está repleta de cambios intempestivos. Además, como ya te han dicho, las hormonas nos hacen no ser nosotras del todo y en los más atávico de nuestros genes está grabada a fuego la búsqueda de la pareja protectora del hogar.
    Intenta racionalizar sin sentirte culpable ni estúpida por lo que sientes, céntrate en los cambios positivos y sobre todo, a pesar de todo lo que nos han enseñado…¡Se egoista!. Haz lo que mejor te haga sentir ahora y en el futuro.

    enviado por lunita | 4 enero, 2011, 14:31
    • Nena, hablas como una auténtica psicóloga (o “chamana” no estoy segura) y me acabas de convencer! Por lo que stoy leyendo, parece que es completamente normal que caiga en el hoyo de nuevo… y es todo un consuelo saber que, al fin y al cabo, no sólo estoy luchando conmigo misma sino que lo hago también contra la naturaleza. Quizás es ese horrible deseo de protección lo que me obliga a buscarlo… últimamente me han sentir un desamparo enorme entre unos y otros.

      No me voy a sentir estúpida. No me voy a sentir culpable.

      un beso y un abrazo. Te lo agradezco infinito.

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 14:40
  7. Jolín chica! que tontas somos las mujeres…y que cansado hacerse la fuerte todo el tiempo.
    Pfff te invito a un atracón de chocolate
    He pasado por circunstancias parecidas pero diferentes, también tengo un bombo suyo en este momento, pero por suerte parece que mi “gili+++llas” particular cambió a tiempo (sigo desconfiando). Me hizo mil cabronadas y a la que me despistaba volvía a aparecer en mi cerebro y yo no podía hacer nada para remediarlo… Además no era tan fuerte como tú, a la que me llamaba dos o tres veces caía como una imbécil, eso si, haciéndome la digna.
    Cielo, ánimate tienes un montón de guerras abiertas para abrir otra contigo misma

    un abrazo enorme

    enviado por tachan | 4 enero, 2011, 14:11
    • Gracias Tachan. me quedo con todo lo que me cuentas pero sobre todo con el final:

      “Cielo, ánimate tienes un montón de guerras abiertas para abrir otra contigo misma”

      Un beso gordo. Y cielo, tú.

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 14:28
  8. Buenos días Carmen.

    Aquí estoy comiendo Mierdonalds mientras, para variar, te leo. Así que hoy dosis doble de adicción: Comida basura y tu blog. Luego me encenderé un cigarro y me haré un café. Esto último lo necesito para seguir viviendo y no podría vivir si cafeina.

    Bien.

    No te voy a decir que lo vas a superar, porque llegará un día (estoy absolutamente segura) que diras: “Coño, lo he superado!! Ya no soy adicta a J.” Y ese día también te darás cuenta que era mas sencillo de lo que creías. No debes proponertelo y tampoco debes sentirte mal si a día de hoy no ves la luz. No pasa nada, porque viene solo. De repente un día, estas tan tan tan tan tan cansada de que un tío que no te merece tenga tu corazón en sus manos, que es francamente facil pasar de el.

    Te propongo que sigas GH. Yo me volví adicta a GH tras una rutpura sentimental. Me sirvió muchísimo porque vi que pensaba en gilipolleces mientras mi herida se estaba curando.

    Y ahora un poco mas en serio.

    Pasara.

    Ya queda menos.

    Venga mi chica valiente (Y no tires ningún perfume, nena si es bueno realmente merece la pena que lo sigas llevando, nadie es tan importante en la vida de nadie como para prescindir de un buen perfume) Y sal a comprar ropa, que eso también anima. Aunque sea de embarazada.

    enviado por Caliope | 4 enero, 2011, 13:59
    • Caliope, creo que tienes razón, no puedo luchar contra todo esto, ni pretender olvidar a este imbécil de la noche a la mañana. Supongo que llegará solo y que no tengo que sentirme culpable por quererlo todavía… Es algo tan irracional y absurdo que supongo que poco a poco se irá evaporando. Hoy por hoy creo que ya he gastado todas mis fuerzas.

      Voy a seguir tus consejos y voy a engancharme a algo totalmente absurdo. Con GH no sé si seré capaz.

      Muchas gracias, nena. De corazón.

      Un beso grande. Me has ayudado mucho!

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 14:35
  9. Me dijo el medico que las embarazadas somos como la caja de pandora con tanta hormona bailando dentro nuestro y que no somos del todo nosotras, no digo q no sientas todo lo que sientes pero si que creo q en otro momento lo afrontarias diferente. No es comparable pero me encantaban las pelis de miedo contra mas gritaban en el cine mejor, nunca salto por un susto y ultimamente no me aguanto me asusto asta por un coche que en una rotonda sobresaga un poco mas por q no tenga visibilidad . . . llevo dias en casa de mis padres pasando las navidades y me conecto con poco tiempo para escribirte me he quedado atras y me hubiera gustado a ver estado ay en otras entradas que has escrito. Pero creo q has hecho lo que debias en cada paso que as dado y es normal que te cuestiones todo. Un besazo y sigue asi!!! Me entra un sueñito de vez en cuando (como ahora) que nos e si lo q escribo tiene sentido del todo o todo el sentido q quiero darle …..

    enviado por maiky | 4 enero, 2011, 13:17
    • Sí maiky, voy a pensar que son las hormonas…

      Descansa. Un besazo!

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 13:38
  10. No sé que decirte, salgo a comer, pienso en algo ocurrente y reconfortante para decirte y que te consuele un poco y vuelvo.
    Mientras tanto te mando un beso y un abrazo de ánimo.
    Y llora todo lo que tengas que llorar, vale?
    Besossss

    enviado por Tiempos | 4 enero, 2011, 13:08
    • 1000 gracias Tiempos. Gracias por preocuparte.

      Espero impaciente.

      un beso gordo, eres un cielo!

      enviado por la [mamá] | 4 enero, 2011, 13:41

Post a comment