// estás en... personal

personal

pocahontas menopáusica

embarazada y pocahontas menopáusica

Todo comenzó ayer antes de acostarme, cuando descubrí que mi espejo me devolvía reflejada la imagen de una yo que no conocía: quedé horrizada al descubrir en mi a una Pocahontas menopáusica. No, no, no! No soporto esta melenaza, es antinatura porque nadie puede tener al mismo tiempo el pelo largo de niña premenstruante y el careto de su propia abuela.

La única manera de explicar la percepción que tengo en estos momentos de mi misma es recordar lo que sentí en el cine al contemplar por primera vez esa magistral escena de Los Otros donde Amenabar consiguió aterrorizarme con la mano de vieja, huesuda y descarnada, saliendo entre las amarillentas puntillas de un traje de comunión decimonónico. Esa imagen quedó grabada en mi memoria para siempre y ahora ha vuelto para atormentarme en forma de paranoia: creo firmemente que yo causo la misma sensación en la gente, cuando voy caminando por la calle y me ven de espaldas. Llevo unos días con la neura. No quiero girarme porque imagino que, desde el momento en que vean mi cara, quedarán impactados para siempre y recordarán la anécdota con el mismo horror que a mi me produjo la siniestra mano saliendo del traje de comunión.

Conclusión: mi edad es incompatible totalmente con la melena que llevaba la Pantoja cuando conoció a Paquirri en el sentido bíblico. He bautizado este fenómeno como síndrome del pelo anacrónico y sospecho que pueda tratarse de un efecto secundario de la progesterona: está haciendo que me crezca el pelo a a la velocidad de la luz mientras se me pone cara de vieja. Pero creo que no voy a consultarlo con mi gine.

El problema ahora radica en una duda existencial: dudo de si esta nueva visión es producto de otra de mis obsesiones neuróticas o realmente siempre he sido así, tal y como me veo ahora. Quizás he sufrido un serio problema de percepción de la realidad durante estos años y he vivido en la ignorancia haciendo el ridículo desde los 25. En definitiva, no sé cómo cortarme el pelo, ni a qué peluquería acudir porque, suena raro pero siento la necesidad de contarle toda mi historia a quien coja las tijeras: se me hace imprescindible un flashback para que pueda acercarse a mi realidad. Por ese motivo no puedo ir a mi pelu, mi peluquera de siempre  por una parte conoce demasiado a la antigua Carmen por lo que caería en vicios de mi estilo que le impedirían buscar otros caminos estéticos y por otra, me niego a contarle mis dos últimos meses de vida en capítulos. La traumatizaría pero lo peor es que a los dos minutos todo el barrio confirmaría las sospechas sobre mi salud mental

Definitivamente, el hacedor de un nuevo look para esta loca debe de encarnar la mezcla entre psicoterapeuta y estilista gay: con una mirada tiene que escanear mi esencia, hacerme una radiografía espiritual y así poder adecuar el pelo a mi particular coyuntura vital: en resumidas cuentas creo que estoy buscando un estilo boho chic de madre-soltera-en-paro-de-35-pero-aparenta-30-un-poco-mona-que-no-se-despeina-en-el-paritorio-cuando-grita-que-me-pongan-la-puta-epidural!

¿Alguna sugerencia?

Comentarios

23 Respuestas a “pocahontas menopáusica”

  1. Mira por donde yo me he levantado hoy y me he ido a la peluquería…casualmente esperando que me tocara junto a una chica super-embarazada y yo miraba su tripa… ¿de cuanto estará?, ¿cuanto tiempo tendré que seguir contando que estoy embarazada para que la gente lo pueda saber, cuanto tendré que dejar que me toquen el michelín?, en fin, que me desvío… me ha tocado la peluquera mas simpatica de la ciudad y me he dejado en sus manos, tu eres la experta, adelante…y estoy contenta con el resultado, te lo aconsejo.

    enviado por Celis | 10 diciembre, 2010, 13:26
    • Qué maravilla y qué envidia mala me estás dando! ¿y dónde dices que está esa peluquería?

      enviado por la [mamá] | 10 diciembre, 2010, 13:51
      • Creo que te pilla un poco a desmano, jeejje….en Sevilla, pero no le des tantas vueltas entras en la primera peluquería que veas y te lanzasssss…

        enviado por Celis | 10 diciembre, 2010, 14:18
        • Ya. No ahbía captado el mensaje a la primera… ¿te das cuenta hasta dónde pueden llegar mis neuras?

          gracias!

          enviado por la [mamá] | 10 diciembre, 2010, 14:26
  2. Jaaaaaaaaa,

    sobredosis de progesterona para todas por favor.

    Yo no se realmente como me esta afectando este cocktail hormonal, pero por un lado tengo una piel fantástica, y al mismo tiempo me han salido esos granitos adolescentes que no había tenído en mi vida. Y respecto al pelo, pues no sé. Como siempre ha sido más dificil de domar que el Leon de la Metro, pues me olvido, de momento lo estoy dejando crecer un poco, y ya tiro de coleta cuando me agobia. Todo será qeu cuando llegue la primavera esté hasta los webs y me lo vuelva a dejar melenita corta y ya está.

    En fin, que te des el gusto que te hagas un corte original, pero fácil de dominar en casa, que lo que menos te conviene ahora es pelear con tu melena cada mañana, pero eso sí, no te hagas ahora un cambio de imagen radical en la cabeza, que el resto del cuerpo ya está cambiando bastante por si mismo y sin darnos opción a elegir dónde se ponen los kilos de más.

    enviado por Stellacometa | 10 diciembre, 2010, 10:54
    • Stella, si nadie me lo impide estoy tentada a perpetrar un cambio de imagen radical. Es lo que me pide el cuerpo… a gritos.

      Miedo me doy!

      enviado por la [mamá] | 10 diciembre, 2010, 11:02
  3. Querida, haz lo que quieras con tu pelo menos cortártelo mucho!!!! Que no hay cosa más socorrida para atender a un bebé que poderte hacer una coleta!!!!!!
    Por otro lado, espera un tiempo, verás cómo tu piel se pone radiante en poco tiempo. Yo hecho de menos la progesterona, no he tenido nunca el cutis tan lisito y perfecto como cuando estaba embarazada!!!
    Besos

    enviado por Tiempos | 10 diciembre, 2010, 8:57
    • Ummm… no había pensado en la coleta. Es verdad.

      Mi piel es un poema. Le dedico un párrafo en la entrada de hoy… esto no hay por dónde cogerlo, Tiempos.

      Un besito

      enviado por la [mamá] | 10 diciembre, 2010, 9:21
      • En cuanto a la piel, espera un poquito… Todo tu cuerpo se está adaptando a tus nuevas “dosis” hormonales.
        La coleta es básica. Al principio para que la criatura no se coma tus pelos, y cuando empiezan a moverse un poco más, para que tu integridad física no peligre, parece increible la fuerza que tienen en sus deditos…
        Yo que tú iría a la peluquería con esa premisa básica: hacerte un corte que no te impida hacerte una coleta mona. Prueba en el espejo qué tipo de coleta es la que mejor te queda (alta, baja, trenza…), y acostumbrarte a ella!
        En cuanto a look que buscas, en el paritorio da igual, jajajaja, piensa que lo que menos te van a mirar allí es la cara, jajajajaja!!

        enviado por Tiempos | 10 diciembre, 2010, 9:45
        • Gracias tiempos! Qué apañada eres y qué lógica, cagüenlamar!!!

          Por cierto… lo del paritorio era una ridiculización de mi ridiculez

          un beso gordo!

          enviado por la [mamá] | 10 diciembre, 2010, 10:38
  4. Buenooooooo no te hacia yo con esa melena pantojera!!! Jajaja.

    Sabes? Creo que podrias darte asi como muchas capas, y ponerte un flequillo mono, asi, sigues conservando pelo largo y un super cambio de look.

    PD. Lo de que te crece el pelo cual troll … creo que habitual en el embarazo, a una compañera de trabajo que estaba embarazada le paso eso!! Yo estoy de 5 semanas asi que… no puedo todavia opinar, si dentro de 5 semanas mas me llega el pelo por media espalda, te lo digo!!!

    enviado por Isa | 9 diciembre, 2010, 21:35
    • Isa! el corte de pelo que tengo (“tenía” porque hace unos días ya que me ha desaparecido) es exactamente como lo estás describiendo. El problema es que ahora es una masa informe y desgreñada, es como si mi pelo repeliera este corte de pronto, ya no lo acepta. Por eso estoy convencida de que es necesario amputar la melena pantojera.

      enviado por la [mamá] | 9 diciembre, 2010, 22:23
  5. Me parto, a la progesterona le tenemos q poner un altar, nos sirve “pa to” jejeje. Ánimo, todas a la pelu a cambiar de look!!!

    Lo mío es peor, llevo desde antes de q naciera mi hijo, unos 20 meses, sin cortarmelo, debo dd tener un cierto complejo de Sansón…..

    enviado por Mariana 2 | 9 diciembre, 2010, 19:27
    • Una pregunta Mariana2 ¿cuando ya no esté embarazada echaré de menos la progesterona?¿es adictiva? Yya desvariando un poquito: ¿se nota su carencia? porque si es así y realmente sirve para todo me veo a los de Mercadona envasando y vendiendo la progesterona como si fuera Keratina líquida en espray de Deliplus, o incluso como abrillantador del suelo (esta vez bajo la marca Bosque Verde) y también ¿porqué no como infusión afrodisíaca de

      enviado por la [mamá] | 9 diciembre, 2010, 21:41
      • Y no te olvides como potenciador de los olores!!!
        Ya empiezo a notarlo toooodoooo!!! A metros!!!!!!!

        enviado por Isa | 9 diciembre, 2010, 22:00
        • cierto, cierto!!! ya lo estoy viendo en el lineal: Potenciador de olores de progesterona Deliplus.

          enviado por la [mamá] | 9 diciembre, 2010, 22:27
  6. Hola Carmen,
    me presento soy (Carolina)Elis en CN, te leo porque soy espía de mamás de Junio, ahi están dos de mis amigas: Inma y Taduni.
    Tu blog esta buenisisisisisimo, asi con muchas sisisisi, ojalá que realmente te ayude escribir así podremos seguir disfrutándote.

    Con respecto al pelo:
    lo ideal sería esperar porque sos un volcán de hormonas en este momento y eso puede nublar tu entendimiento (si fueramos amigas agregaría: más que lo habitual ;)jeje ). El tema es que si ya lo estás pensando, seguramente lo harás, (Yo me pase todo el embarazo renegando con el pelo tanto que a la semana que nacio mi bebé fui a la pelu y casi me rape… quede horribleeeee!!! ahora que lo escribo, pienso que tal vez sea mejor hacerlo en el embarazo no? y paulatinamente, asi no llegas al extremo de querer pelarte después del parto, que con los kilos, el no dormir, suma para sentirte la azafata del tren fantasma.
    Entonces, siguiendo con mi contradicción, te diría que te subas a un autobus y busques una pelu lo más lejos de tu casa que puedas (lo de ir en autobus es para que tanto al ir y al volver puedas distraerte sin peligro de colisión). Si la pelu es un poco cara pensa que te vas a ahorrar una o varias sesiones con el psicólogo y además saldrás renovada.

    besos, te sigo leyendo
    y enhorabuena!!!

    enviado por Elis | 9 diciembre, 2010, 15:46
    • Hola Carolina! Bienvenida!

      Muchas gracias! Creo que voy a seguir al pie de la letra tus consejos contradictorios, veo que me has calado a la perfección y, efectivamente, lo voy a hacer. Tus palabras me han guiado así que voy a irme a una pelu carísisisisisisisima del centro en el mismo momento que crea necesario o tenga un subidón de progesterona. Esto último sospecho que va a ser inminente aunque en realidad ni yo misma lo sé debido a que, como tú bien dices, además de tener “nublado el entendimiento más de lo habitual” tengo episodios bilpolares que algún día os contaré…

      Muchos besos y espero verte por aquí!

      enviado por la [mamá] | 9 diciembre, 2010, 19:06
      • Si, Mamá, hazle caso a Carolina que es una mujer sabia…
        Yo después de pasar una adolescencia horrible con el pelo, que lo tenía ni liso ni rizado y con un volumen ochentero total, y muchos años lidiando y haber conseguido domarlo… catapun! vuelvo a tener el pelo de la adolescencia.. asi que ahora vivo pegada a la plancha del pelo… las cosas de la progesterona! jajajaja

        enviado por Taduni | 9 diciembre, 2010, 19:56
        • Es que no me hacéis caso porque después de contaros todas mis neuras comprendo que haya perdido totalmente la credibilidad, pero muchos de los efectos secundarios de la progesterona seguro que están todavía por descubrir..

          Un besazo y gracias por presentarme a tus amigas!

          enviado por la [mamá] | 9 diciembre, 2010, 21:45
  7. jajajjajajj, me meo.

    Yo tengo el pelo que parezco una gitana de callejeros ( con todos los respetos), cualquier día salgo a la calle con una pinza de ganchos, unas zapatillas de cuadros y un mandilón.

    No se puede estar mas vaga y mas antiglamour. Qué horror.

    Con lo mona que iba yo siempre…

    Éso sí, tengo el cutis como el culito de un bebé, y un brillo en el pelo… de gitana…

    A mí me da mucha pereza ir a mi pelu habitual, mi peluquero es un gay muy divertido y parlanchín, pero no me apetece contarle mi vida, y entre otras cosas, a lo mejor se sienta una señora al lado oliendo a Opium y le vomito en las mechas hasta mi primera papilla.

    Creo que me voy a comprar un gorro elástico a lo jamiroquai…

    enviado por Cucú | 9 diciembre, 2010, 13:13
    • Qué buenoooo Cucú!!! insuperable la potada en las mechas provocada por el Opium!

      Estoy preocupada, últimamente sólo me hacen gracia las cerdadas y las groserías ¿será también por la progesterona?

      enviado por la [mamá] | 9 diciembre, 2010, 13:17

Trackbacks/Pingbacks

  1. […] sigo afectada por el síndrome del pelo anacrónico. Soy pocahontas […]

Post a comment