// estás en... tercer mes de embarazo

tercer mes de embarazo

Ascos y repugnancias extrañas

cafe y nauseas embarazada

autor: http://www.flickr.com/photos/marfis75/

Lo tengo comprobado desde hace una semana: no soporto el olor a café, ni el olor a Fairy verde, ni las pelusas que corren juguetonas por mi pasillo. Creía que era un cúmulo de casualidades fatales pero no, definitivamente son repugnancias y rechazos originados por mi cuerpo. Las hormonas  me arrastran hacia un nuevo punto de inflexión en mi estado fisiológico que sólo puedo calificar de sospechosamente misterioso y señala el comienzo de grandes cambios en mi rutina casera. Sé que suena a delirio neurótico pero con esta concatenación de ascos, mi vida ya no puede volver a ser normal a partir de ahora.

Desde que estoy preñada toda mi existencia es una peste. Mi sentido del olfato es ahora mutante. Si pienso un poco en la interferencia inconsciente que pueden producir los olores en mi percepción de la realidad, me aterra descubrir que mi vida está cambiando: creo que voy a entrar en coma sólo porque no soporto el olor del café. Si no tomo café en el desayuno, no soy capaz de reaccionar hasta las 12 del mediodía y a las 13.30 h. ya me estoy quedando dormida donde esté. Ahora estoy de vacaciones  y no tiene mucha importancia que esté todo el día vegetando hipotónica, pero no sé lo que voy a hacer cuando vuelva al trabajo. Si sumamos el sueño, la apatía y el cansancio de preñada + el sueño por mono de café, el temita tiene tela: soy una especie de híbrido entre marmota y yonki de la Plaza de la Luna.

El acoso de Engendreitor no cesa: ahora me llama cada tres o cuatro horas para decirme que no puede vivir sin mi. Desde que el sábado decidí que lo mejor sería concedernos una tregua indefinida para que cada uno pueda pensar libremente en su futuro, está empeñado en que soy la mujer de su vida. Y yo no ya no puedo parar de llorar porque no me lo creo.

Comentarios

2 Respuestas a “Ascos y repugnancias extrañas”

  1. Camen muchos ánimos, no te agobies y duerme todo lo que necesites que es normal. Si no te espabilas intenta cambiar las dosis de cafeína por dosis de teína que no es tan intenso pero algo te ayudará. Un besito guapa

    enviado por Ainhoita | 16 noviembre, 2010, 18:33
    • Ainhoita! no sabes cuánto te agradezco que te pases por aquí, de verdad… y más hoy, que estoy un poco depre. Te prometo que seguiré tu consejo, me parece muy acertado y lo cierto es que estoy tan cerril que lo de la teina ni se me había pasado por la cabeza… ¡gracias!

      Sigue haciéndome visitas porfa, aquí te espero.

      besazo

      enviado por la [mamá] | 16 noviembre, 2010, 21:57

Post a comment