// estás en... personal

personal

chateaubriand bleu

chauteaubriand bleu

http://www.flickr.com/photos/marcoruiz/

Hice mi aparición con una falda pantalón hasta el tobillo de angelitos renacentistas en negro y gris sobre fondo amarillo que encontré en una tienda de ropa de segunda mano en Malasaña, una camiseta negra con una calavera gigante de lentejuelas y tirantes negros de caballero, de los de toda la vida. Lo rematé con unas Dr Marteens negras y, cual Carmele Marchante, un tocado pequeñito de rayas blancas y negras con otra calavera coronaba mi cabeza. Así, con los colores de serpiente mala o insecto venenoso, hice mi aparición estelar en el restaurante, un afamado establecimiento francés de cocina muy clásica, de los de un camarero por mesa para servicio exclusivo y tabla de quesos después de los postres (un poco trasnochado para mi gusto, todo hay que decirlo).

Jota y su madre me estaban esperando tomando un San Francisco. La señora me miró impertérrita, sin hacer gesto alguno de sorpresa o lipotimia. Con una sonrisa encantadora me besó y me cogió de la mano apretándola (cosa que me incomodó bastante por cierto: las muestras de afecto no las llevo muy bien). Y a los cinco minutos, justo después de que el camarero nos recomendase el Tartine de Brie, pensé ineludiblemente  “me lo temía”: mi suegra era de las que si no dice que quiere el Chateaubriand bleu en vez de crudo, revienta. Desde ese mismo segundo comprendí el reto y decidí tomar las riendas de las situación: elegí el vino, le pregunté al camarero si preparaban el Steak Tartare a la vista del cliente e inicié un didáctico monólogo sobre la elaboración del Foie-gras mi-cuit de pato. No sé porqué lo hice: me mostré exquisita y encantadora, tal y como ella quería verme.

Y, llegado a este punto, me estoy dando cuenta de que normalmente tiendo a ser muy parcial y viperina en las entradas, así que en esta ocasión he decidido que no voy hacer proyección literaria del encuentro: siempre me monto una maraña con mis propias palabras y acabo construyendo una lanzadera tendenciosa de argumentos a mi favor. Para ser justa o al menos intentarlo, me gustaría redactar un relato objetivo y que cada cual saque sus propias conclusiones, no quiero condicionar. La ocasión lo merece, creedme.

Los temas de conversación fueron los siguientes (por orden de aparición):

– Las preferencias de punto de cocción de la carne.

– Usos y costumbres de los buenos restaurantes.

– La crisis (sin entrar en comentarios políticos, por supuesto, había que emanar buena educación)

– Literatura (concretamente Saramago e Isabel Allende, los autores favoritos de mi suegra)

– Maridaje del Steak Tartare.

– Los destinos favoritos en vacaciones. Esto nos condujo a un debate: ciudad ideal ¿Nueva York o Paris?

– Otra vez la crisis.

– La inoportuna desaparición de los 2500 euros del Cheque Bebé (me lo preguntó ella, sin duda para introducir el tema del embarazo. Sentí curiosidad, en ese momento no sabía adónde quería llegar).

– Nombre de la pequeñaja (efectivamente, el tema del cheque bebé derivó en la elección del nombre. Ya íbamos metiéndonos en materia.

La conversación fue en todo momento correcta y anodina, siempre con mi suegra llevando la voz cantante y yo intentando emanar templanza y sinceridad absoluta para descolocarla. Ella me observaba atenta y divertida, sin perder detalle de cada movimiento mío, de cada palabra. Me sentía como si respondiera a un cuestionario de Vogue y en cualquier momento el maitre fuera a sacar el polígrafo mientras el somellier me ponía un foco en la cara e intentaba achisparme con Margaux del 2004.

A ver, que me voy por otros derroteros y no quiero. Decía que la conversación discurrió correcta y anodina hasta que Supersué se quitó la careta y me dejó atónita:

– Supersué (sonriente y encantadora): Bueno Carmen, yo quería entregarte nuestro regalo para la niña. Prefiero dártelo ahora, porque en cuanto nazca tendrá que estar todo preparado.

– Yo (intentando disimular la cara de sorpresa): María, no te preocupes, de verdad yo…

– Supersué: Mi marido, desgraciadamente, hoy no ha podido venir. Tuvo que coger un avión ayer… y le ha sido imposible estar aquí. Bueno, yo sólo quiero que sepáis Jota y tú que esto es de parte de los dos.

Me dió una bolsita pequeña de terciopelo, de las que se cierran fruncidas con un cordoncito. La abrí nerviosa (me temblaban los dedos, qué situación) y con sorpresa comprobé que contenía unas llaves. Unas llaves de puerta blindada. La miré sin entender nada.

– Yo (perdida): María ¿qué significa esto?

– Supersué (quitándole importancia): Son las llaves de una casita. La teníamos alquilada pero hace un mes se fueron los inquilinos. Tanto mi marido como yo, pensamos que es el regalo ideal para nuestra nieta. Está a vuestra disposición hasta que queráis. No es muy grande, tiene sólo tres habitaciones pero el jardín es encantador, pequeñito y con piscina. Y está muy cerca de la Castellana.

No daba crédito. Miré a Jota instintivamente: si le pinchan no le sale sangre. Evidentemente, era una sorpresa también para él. Miré a mi suegra que sonreía sin parar y parecía encantada con su golpe de efecto. En ese momento me percaté de que tenía la boca abierta y la cerré. Jota miraba a su madre como queriendo encontrar una explicación. Estaba en estado de shock. Creo que sólo conseguía imaginarse a sí mismo cambiando pañales día y noche.

– Yo (con un hilo de voz): pero María, esto es… esto es demasiado ¡no puedo aceptarlo!

– Supersué (como quien regala unos pendientes): claro que puedes, Carmen. Soy muy feliz ofreciéndoos mi casa. Tienes que aceptarlo, es para la niña. Podéis quedaros en ella todo el tiempo que queráis.

– Jota (sumiso): te has pasado mamá. Gracias…

Yo no podía estar más confusa. No entraba en mis planes irme a vivir con Jota. Además, el regalo me parecía excesivo. Volví a mirar a Jota. Jota me miraba y sonreía pero estaba mudo. No me gustó su sonrisa congelada.

– Yo (sumida en un ataque de sinceridad): A ver, no sé cómo decir esto… pero… María, mi embarazo ha sido una sorpresa para todos, ya lo sabes. Estamos todavía asimilándolo, Jota especialmente. No habíamos pensado vivir juntos, creo que Jota necesita espacio. No sería justo forzar la situación. No está preparado para ejercer de padre. Te lo agradezco muchísimo pero no puedo aceptarlas.

Metí las llaves en la bolsita y la puse sobre la mesa, junto al plato de mi suegra

– Jota (serio): Carmen, no es momento ahora de discutir eso. Estás dando por hecho cosas que deberíamos hablar los dos.

No pude contestarle. Él tenía parte de razón pero yo sabía que estaba en lo cierto. Un nudo en la garganta me impedía articular palabra.

– Supersué (sonriendo): Carmen, te pido por favor que te lo pienses. Tómate todo el tiempo que quieras, hablad, decidid qué es lo mejor para los tres. Pero insisto: este es un regalo para mi nieta, no lo olvides. Independiente de la decisión que toméis, me gustaría que creciera en esta casa. Piénsatelo, por favor.

María me extendió de nuevo la bolsita y la acepté con desconcierto. Jota besó a su madre y me cogió la mano por encima de la mesa.

Me sentí injusta. Injusta y sucia, ignorante, estúpida, simple, mezquina, previsible. Me había dejado llevar por los prejuicios y las apariencias que tanto he criticado. Juzgué a Supersué sin conocerla, la bauticé con un mote horrible y perdí dos tardes buscando un modelito especialmente estrafalario sólo para horrorizarla, para demostrarle que jamás sería como ella. No sé si me he equivocado. No sé cómo debo tomarme esto. No sé si besar a mi suegra y agradecerle por siempre este extrarodinario acto de generosidad o pensar que me ofrece una casa para vivir como quien da una limosna, sólo porque da por hecho que mi apartamento de playmobil no es digno para su nieta. Lo único que sé es que María, mi suegra, parece una señora encantadora que ya quiere a mi hija.

Me como todas y cada una de las espeluznantes palabras que escribí de ella. Me las trago bleu.

Sigo desconcertada.

Comentarios

29 Respuestas a “chateaubriand bleu”

  1. Aceptar la casa es aceptar un favor enorme.
    Y hay que saber de quién se aceptan los favores.
    Porque hay gente que considera que los favores tienen que devolverse tarde o temprano.
    Es una enorme y preciosa tentación que yo agradecería y trataría de rechazar.
    No vendas tu alma al diablo aunque te lleve a comer.

    enviado por Suyana | 14 marzo, 2011, 11:03
  2. Bravo por superSue,te lo dije que podia ser que todo el monte no fuera de oregano.Me alegra muchisimo.Besotes

    enviado por Azahara | 14 marzo, 2011, 7:44
  3. Vete a vivir a la casa con la niña sin Jota. Elimina a Jota de tu vida.

    enviado por Isabel | 14 marzo, 2011, 0:42
  4. MEO_CHANNEL5 hay algo peor que este nick???ya hay que ser merdellona….en fin…te he contestado en el foro de junio…

    enviado por carolaa | 13 marzo, 2011, 22:47
  5. Mira.. sin ánimo de ofender te voy a decir lo que pienso, aunque si te ofendo tampoco pasa nada ya que tú lo haces continuamente insultando la inteligencia de las personas que te leen.
    En serio te crees la sarta de mentiras que escribes? te lo has hecho mirar? Te montas unos guiones impresionantes, en el cine tienes futuro chica.. y digo chica porque no me creo ni que te llames Carmen.
    En definitiva, creo que todo esto te lo inventas para conseguir visitas a tu blog.

    PD: Cambia de camello.

    enviado por MEO_CHANEL5 | 13 marzo, 2011, 20:53
  6. IMPRESIONANTE!!!!!!!!!!! LA VERDAD QUE TU VIDA ES DE PELICULA SUDAMERICANA. DISFRUTA DE LA CASA. BESITOS

    enviado por RIPO10 | 13 marzo, 2011, 19:49
  7. Carmeeeen!!! no he podido entrar desde las 12 y me encuentro la sorpresa!!!1
    Que lista es tu suegra, independientemente de lo que decidas, ofreciéndote vivir en su casa se asegura el acceso a la niña… Esta mojer lo supera todo, engendreitor podría haber sacado un poco de la inteligencia de su madre.
    Por lo menos la señora ha demostrado interés por la niña, se agradece, no?

    Me encantaría ver una foto del modelo, seguro que no nos la puedes poner? ni cortándote la cabeza??? porfaaaaa

    enviado por tachan | 13 marzo, 2011, 19:34
  8. no tengo palabras. Mi cerebro definitivamente se ha fundido.
    A tu suegra le doy un 10, pero no se si por el “regalo” PARA LA NIÑA, o por haber dejado a su hijo más helado con sus actos que a ti misma.

    Ahora yo sinceramente además de la conversación con J que se supone has tenido hoy, intentaría hablar a solas con la abuela de la criatura para contarle toooooooooodo tal y como tú lo has vivido, y saber así a que debes y puedes atenerte en esta nueva “relación familiar” que te ha surgido.

    En serio, creo que no soy capaz de explicarme, porque no tengo palabras, lo que has vivido ha superado con creces todo lo que jamás hubiese podido imaginar.

    Bueno preciosa, sigue contántodonos hacia dónde te lleva la vida.

    Besoooooooooooooooooos

    enviado por Stellacometa | 13 marzo, 2011, 19:01
  9. Esperar siempre de los demas algun fallo es muy frustrante, ella dice q es un regalo para su nieta y no creo q sea uan ofensa por tu apartamento me consta q tanto m is padres como mis suegros estarian encantados de poder ofrecernos lo mismo para mi hijo, por que seguro que la mujer quiere lo mejor opara su nieña independientemente de lo que tu le puedas o no dar. Me alegro q tu suegra aya sido una sorpresa agradable por que te la mereces, una persona ademas de ti que quiera a la niña!! (y ademas de jota)No es que tu amor no sea suficiente es que a lso bebes contra mas amor mejor, Carmen me alegro lo veo como algo muy positivo. un besazoo

    enviado por maiky | 13 marzo, 2011, 18:50
  10. Y después te has despertado. Buen culebrón te estás montando, seguro que a “tu hija” le contarás buenos cuentos.

    enviado por Laia | 13 marzo, 2011, 18:38
    • Hola Laia
      No sé muy bien si considerarte troll o clon pero te digo lo mismo que a MEO: creo que te interesará leer mi entrada de hoy

      enviado por la [mamá] | 14 marzo, 2011, 11:53
  11. Oh-my-god! Y tú con esas pintas! xDD!

    Te diré que estoy tan sorprendida como las demás chicas, tojuro. Pero se me ha quedado un poco sensación de encerrona no te engaño. Tu suegra bien, no le daría un 10, puesto que no me ha parecido la mejor manera de “darte sus bendiciones”, pero qué tía. Sólo con no decir nada de cómo ibas vestida ni siquiera una leve caída de párpados, eso merece un monumento a la autocontención y a la incentivación del “buenrrollismo”.

    Lo que no me ha gustado nada ha sido el padre de la criatura, cómo se atreve a reprimirte que no es momento de discutir o de hablar eso. Desde luego que para él no lo es, ni lo ha sido ni lo será, pero con el regalo que OS ha hecho tu suegra y más que nada todo lo que implica, cómo que no era el momento, era una señal!

    Ya estoy otra vez que no quiero meterme dónde no me llaman, pero sabes, en tu lugar buscaría templanza y hablaría con super sué en privado, y le explicaría todo lo que le quisiste explicar ayer. El porqué de tus dudas e inseguridades a la hora de aceptar el regalo, lo impresionada y sorprendida que te has quedado, y por qué no, hasta la falsa idea que te habías hecho de ella.

    No se trata de andar con detalles y/o desnudar tu alma, pero creo que primero te lo mereces tú, y de paso ella también, que se ha portado. Además, si te conozco un poco, tampoco creo que te sintieras capaz de entrar en esa casa a ocuparla tan pancha sin antes haber aclarado todas esas cosas.

    En cuanto al padre, en serio. A mi me ha amargado la comida, lo siento :S

    Besos, linda.

    enviado por Coco S.K | 13 marzo, 2011, 17:52
  12. “No es muy grande, tiene sólo tres habitaciones pero el jardín es encantador, pequeñito y con piscina. Y está muy cerca de la Castellana”

    Muerta de envidia me tienesssssssss yo también quiero una casa con jardín y piscina en La Castellana para criar a mi niño!!! jajaja desde luego como dicen las chicas qué lista es la puñetera! darte las llaves por sorpresa para J y para ti, con el expreso deseo de que sea la casa donde se críe la niña es un puntazo!
    El modelito, he tenido que buscar qué diablos son unas Dr. marteens y me he quedado perpleja al imaginarte…
    Espero tu entrada en el blog sobre la conversación con J hoy en la comida y, sobre todo, espero que esto empiece a coger buen rumbo!
    bss

    enviado por Amparo | 13 marzo, 2011, 17:46
  13. Te dije que me pasaría y me paso.

    Desde luego.. modelito digno de Aghata Ruiz de la Prada, aunque más “tenebroso” por las calaveritas jejej

    Tu Supersué a tenido un detallazo, y como te comentan por arriba ha sido savia de dartelas a ti las llaves. Disfruta de la casa y de suegra hija! que la mia lo más bonito que me ha dicho hoy es “Tienes la barriga bastante bien ya para haber tenido tres niñas de golpe, aunque un poco pelleja ” uuugh BRUJA!

    Un beso!

    enviado por TRIPLE | 13 marzo, 2011, 17:23
  14. Uff ahora si me he quedado impactada. A mi mis suegros ni me preguntan por mi bebé, ni le han dado nada, ni creo que le den algo. Y no es el hecho de lo material… tampoco le dan cariño, afecto, palabras o preocupación.

    ¡Ánimo! Y yo creo que todas podemos aprender algo de tu suegra, lo primero es que lo cortés no quita lo valiente y no todo es lo que parece.

    Todos metemos la pata, pero hay que tener eggs para admitir cuando se ha cometido un error y tragar palabras. Ánimo, todos somos humanos por aquí que yo sepa.

    ¡Un mega besote!

    enviado por Sielu | 13 marzo, 2011, 17:20
  15. Que sorpresa!!
    Tomatelo con calma (si se puede), es una situación difícil, por una parte semejante regalo (que por mi parte tu hija tiene todo el derecho de disfrutar) y por otra esa especie de “manipulación” (perdón, no quiero hablar mal de tu suegra, nada quita el buen gesto) que te pone frente a frente con Jota y te obliga y lo obliga a hacerse cargo de la situación, sea para donde sea que esto derive…
    Tranquila, tomate tu tiempo para pensar y ahora veremos como se desarrolla todo, que por cierto no sólo depende de vos.

    Un abrazo, mucha fuerza y no te maltrates, todos somos un poco prejuiciosos.

    enviado por Vero | 13 marzo, 2011, 16:41
  16. ay madre ya te vale con el modelitooooo!
    desde luego a supersué le vamos a dar un diez, en serio, sobre todo porque el detalle de la casa con jardin para la niña es una pasada, y además porque desde luego que se preocupa por ella, asi que nada, ya le puedes dar su oportunidad (y por favor, se acabaron las calaveras!) y ya nos contarás esa “casita” en qué consiste, me muero de la intriga!!!

    enviado por Akai | 13 marzo, 2011, 15:14
  17. madre mia!! entiendo que estés totalmente descolocada… nunca me lo habría imaginado, y además parece que Jota no sabía nada.. eso me gusta, no lo consultó antes con su hijo, os lo dijo a los dos a la vez. Bufff, no sé qué pensar, la casa es tentadora, claro, pero primero tendrás que aclarar tu situación con Jota, eso es primordial…
    bueno, descansa y medita este domingo y ya se irán aclarando las cosas… menudo “culebrón” 😉

    enviado por marejada | 13 marzo, 2011, 14:18
  18. Hola Carmen, leo tu blog cada día y nunca habia sentido una necesidad tan grande por comentar un post. Realmente me has emocionado. Yo tendré a mi pequeña en julio, y eso que te ha pasado con tu suegra será lo que nos pase de ahora en adelante con todas las personas, las que conocemos de toda la vida y las que acabamos de conocer, no solo las juzgaremos por como se comporten con nosotros, sino por el afecto, aprecio, cariño, o interes que demuestren por nuestros hijos. Tu suegra quiere a tu hija! aunque tu no le parecieras la persona adecuada para su hijo, a pesar de todos lor prejuicios que ella tambien tuviese de ti, que seguramente los ha tenido,ahora te quiere, llevas a su nieta dentro, y tambien quiere a su nieta, y solo por eso, ahora también la querrás tu a ella.
    Te mando un besazo y un fuerte abrazo.

    enviado por petita | 13 marzo, 2011, 14:09
  19. Me he hecho fan de Supersué. La casita es para la niña, incluso está dispuesta a dejar a su hijo fuera, te lo ha dicho bien claro. Ha demostrado mucha más elegancia y saber estar que su hijo.

    Esto demuestra que no es bueno juzgar a las personas a la primera de cambio. Yo también tiendo a hacerlo y es un error.

    enviado por sunny | 13 marzo, 2011, 13:27
  20. Querida, lo que está claro es que tu suegra es lista, listísima…
    Juer, yo pensaba que si se quería marcar un detallazo podía regalarte el peloenpecho, pero desde luego se ha superado…
    Por cierto, compraste el peloenpecho?
    Disfruta de la casa!
    Besos

    enviado por tiempos | 13 marzo, 2011, 13:00
  21. La vida siempre nos sorprende Carmen, me alegro de q en este caso haya sido para algo tan bueno, no te sientas injusta, todos nos equivocamos, debes sentirte feliz, ya tienes a alguien más con quien contar!!!!!! WOW, una Casa, donde va a ser más feliz tu pequeña?????.

    Besos

    enviado por AGNESYMARLO | 13 marzo, 2011, 12:50
  22. Sin palabras estoy…..de todo me esperaba menos esto!!! Desde luego un detallazo, y que haya insistido q son para la peque lo mejor, un gran gesto. AHora a ver q dice Jota, pq se habra quedado a cuadros……
    Cambiando de tema, compraste el carrito de pelo en pecho???
    Un besito y buen domingo!!

    enviado por pengua | 13 marzo, 2011, 12:36
  23. Tu suegra ha demostrado ser una persona bastante cabal, que ha aceptado la situación mucho mejor que su amado y sumiso hijo.

    No hay que prejuzgar de antemano a nadie,lo que más me ha gustado ha sido el detalle de darte a tí las llaves y no a su hijo, eso dice mucho.

    Sigue el consejo de super sué y habla con su hijo todo lo que no habéis hablado ya sin dar nada por supuesto. Y ya sabes a caballo regalado…

    Acéptalo por tu niña, que se lo merece, pero por otra parte también entiendo tu sentimiento de “limosna” tómatelo como algo temporal y transitorio.

    Muchos besos y habla con Jota de todo. Ale! a decorar la casita de super sué, !qué ilusión!.

    enviado por sildavia | 13 marzo, 2011, 12:11
  24. Ojoplática me tienes! Pues chica, yo no me lo pensaba y le daba una oportunidad, no te entretengas en buscar los porqués. Me gusta q las llaves te las haya dado a ti, me parece q esa señora es más inteligente de lo q parece 😉 ya me va cayendo mejor….

    Besos wapas, y buen domingo!!!!

    Por cierto, q te parecería una “final four” con los nombres q más te molen???

    enviado por Mariana 2 | 13 marzo, 2011, 12:02

Trackbacks/Pingbacks

  1. […] buscando cosas de decoración, lo único que consigo es que se me antoje desesperadamente irme a la casita de Supersué y volverme loca decorándola a mi gusto, pero sé que no debo […]

  2. […] mi suegra no me ha “regalado” las escrituras de la casita para la niña, simplemente me ha dado las llaves para que su nieta la disfrute. Con esto no quiero restarle mérito a María (no por favor, al […]

Post a comment